Home
Nosotros

Nosotros

La Unidad Educativa Particular Cordillera “Educación de Altura”, cuenta con docentes nacionales e internacionales, garantiza seriedad y calidad en su oferta académica. Asumimos con responsabilidad la tarea de hacer de la docencia una estética del pensamiento, acompañamos constantemente el trabajo de los docentes con observaciones pedagógicas en aula para validar los procesos de enseñanza-aprendizaje y la pertinencia de sus planificaciones aúlicas,  y promovemos comunidades de aprendizaje con la finalidad de hacer realidad la mejora pedagógica y educativa, y seguir caminando hacia la excelencia dando importancia  central al aprendizaje significativo de los estudiantes.

Nuestra oferta formativa, educativa y pedagógica incluye a estudiantes con Necesidades Educativas Especiales, e implementa procesos y programas al fin de alcanzar los objetivos del Buen Vivir.


Misión

Mediante un trabajo colaborativo con las familias de los estudiantes, generamos un proceso formativo integral e incluyente que prioriza al ser sobre el tener y consumir, deseamos que los estudiantes que pasen por nuestra institución sean futuros profesionales por vocación; críticos frente a los problemas sociales, morales, humanos y económicos y, que ejerciendo sus derechos y cumpliendo sus deberes sean honestos y responsables ciudadanos en su entorno social, y al mismo tiempo abiertos y reflexivos frente a un mundo globalizado.

Visión

La Unidad Educativa Particular Cordillera aspira convertirse  en el principal referente educativo de la Provincia de Loja,  por su alta  calidad académica y la formación integral de sus estudiantes, de modo que puedan continuar sin ninguna dificultad  la formación profesional en las universidades del país o el exterior, y ser valiosos ciudadanos ecuatorianos, comprometidos con el desarrollo social.

Ideario

El resperto, valoración y promoción a la vida, en todas y cada una de sus distintas manifestaciones, sera el eje central del accionar de todos quienes formamos parte de la Comunidad Educativa. En ese sentido, nuestra lucha y esfuerzos cotidianos para derrotar a los distintos mercaderes y mensajeros de la muerte: el individualismo, el consumismo, el concebir al tener por encima del ser, y la indiferencia y apatía frente al dolor ajeno.